Cuidados de un cachorro huérfano.

Para lograr sacar adelante la tarea, es fundamental que nosotros los humanos comprendamos sus necesidades y diferencias fisiológicas para lograr determinar si el cachorro se encuentra estable o requiere atención médica.


La crianza artificial se refiere al cuidado de un recién nacido en mano de humanos debido a la muerte de la madre durante el parto, agalactia (falta de producción de leche materna), falta de interés de la madre por sus hijos, camadas numerosas, etc.

El periodo Neonatal es aquel que abarca los primero 7-10 días de vida, y se caracteriza por la pobre respuesta a estímulos y una completa dependencia hacia su madre.

Los neonatos caninos utilizarán el 30% del día a comer y el 70% a dormir, mientras que los felinos comerán en un 25% del día y dormirán el tiempo restante.

En esta etapa es normal observar al inicio que los miembros los mantienen encogidos y conforme avanzan los días comenzarán a estirarlos; primero los miembros delanteros y finalmente los traseros. La movilización se reduce a arrastrarse erráticamente.

En el periodo de Transición (10-21 días de vida) el cachorro pasará a buscar su independencia estimulado por la apertura de sus ojos y del canal auditivo. En esta etapa el neonato comenzará a jugar.

Seguidamente está el periodo de Sociabilización que va desde la 3era semana hasta los 3 meses. El cachorro reacciona ante estímulos, comenzará a aprender, le saldrán sus dientes de leche y por tanto cambiará su dieta drásticamente.

La respuesta de defensa felina como arqueo del lomo, erizamiento del pelo aparecerá en la 3era semana y se acentuará en la 5ta.

En la crianza artificial al neonato se le deberá proporcionar todos los cuidados que le habría dado la madre.

Alimentación

Ante la ausencia de leche materna se deberán utilizar reemplazantes lácteos específicos para la especie; estas “fórmulas” pueden ser encontradas en clínicas veterinarias.

Serán 100% preferibles ante recetas caseras o leche de vaca. Aunque ambas ayudan al neonato debilitado, los productos especializados proporcionan un dieta similar a la leche de la madre y fácil de digerir, evitando trastornos digestivos posteriores.

La leche vacuna a menudo provoca diarrea, la cual sin cuidado médico puede inducir la muerte del neonato. Por tanto las medidas alimentarias alternativas deberán solo usarse en casos de emergencia o hasta que se pueda tener acceso a las fórmulas.

Con respecto a la cantidad, se deberán seguir las instrucciones del fabricante en donde la guía alimenticia indicará cómo diluir la mezcla y cuánto dar.

El intervalo de administración es de 2-3 horas. Para esto se puede utilizar un chupón con un tamaño de tetilla apropiado (no debe de ser muy grande) o se puede utilizar una jeringa de 1ml.

Al dar la leche debe de evitarse inclinar demasiado al cachorro ni verter demasiado rápido la leche ya que podría provocar que ésta se desvíe a los pulmones. Cuando éste quede satisfecho dejará de comer por su cuenta.

Al ser el estreñimiento común en ellos se deberá agregar a la fórmula una cucharada de aceite de oliva.

Un procedimiento de suma importancia es estimular al neonato a orinar y defecar. Su madre lo haría lamiendo su área genital inmediatamente después de comer.

Esto puedo realizarse humedeciendo una torunda de algodón y frotar la zona hasta que este orine y defeque.

Temperatura

Los mecanismos que regulan la temperatura corporal en los neonatos se encuentran inmaduros hasta la 3era - 4ta semana ocasionando que variantes en el medio ambiente influencien directamente a la temperatura del mismo.

La temperatura rectal de los recién nacidos es aproximadamente de 35.5ºC incrementando en la primera semana a los 37.5ºC llegando a la temperatura de adulto hasta la 4ta semana.

La disminución de 1-2ºC en su temperatura corporal es incompatible con vida. Por tanto el mantenimiento de la temperatura juega un papel fundamental en la supervivencia de los neonatos.

Entre las fuentes de calor que se pueden utilizar tenemos las camas térmicas, ropa, las bolsas de agua caliente, incubadoras o lámparas comunes incandescentes de 75-100 W colgados a 70-90cm de altura sobre donde se encuentra ubicado. El cuidado que hay que tener con estas fuentes de calor son las quemaduras que pueden llegar a ser de hasta 3er grado.

En caso de las bolsas de agua caliente y camas térmicas lo ideal es colocar una cobija que separe el neonato de la fuente de calor; bajo ninguna circunstancia deberá colocarse directamente sobre las mismas ya que aunque indiquen que la temperatura es estable la piel del recién nacido es sumamente delicada.

En caso de que el neonato se encuentre dentro de una jaula transportadora se puede colocar un paño o cobija encima de la misma para lograr mantener mayor tiempo el calor que irradie la fuente térmica.

Es importante brindarle la mejor fuente de calor; es decir la natural. Todos los días los cachorros deben de ser asoleados entre 15-20 minutos para no solo brindarles calor, pero más importante aún para la formación de Vitamina D en su organismo.

Higiene

La limpieza del neonato es un arma de gran importancia para prevenir infecciones bacterianas, virales, parásitos internos y/o externos.

El sistema inmunológico es el encargado de mantener a raya estos agentes, pero en el recién nacido su sistema de defensas no se encuentra al 100% debido a la ausencia de la madre, stress, hipotermia, deshidratación, desnutrición, etc.

Las toallitas húmedas que se utilizan en niños son de gran ayuda para este cuidado. Ellos deberán ser limpiados con estas, evitando aún los baños.

El área en donde se encuentran debe ser limpiado constantemente eliminando las heces y la orina. Se debe de evitar limpiar con cloro y desinfectantes con olores fuertes ya que estos irritarán las vías respiratorias del neonato y en el caso del cloro puede inclusive llegar a provocar lesiones en piel.

Si poseen platitos para el agua y la comida (después de los 15 días se les puede animar a alimentarse de esta forma) estos también deberán ser lavados a conciencia.

Si poseen cobijas o colchones deberán ser lavados cada vez que se ensucien de los desechos biológicos de los neonatos.

Medicina Preventiva

Independientemente que se estén realizando todos estos pasos a la perfección es necesario que los neonatos sean evaluados por un Médico Veterinario.

Esta revisión es indispensable para verificar la presencia de defectos o alteraciones que puedan atentar contra la vida del cachorro, la misma debería hacerse inmediatamente después del nacimiento.

El Médico Veterinario chequeará la temperatura, que la respiración sea suave y sin dificultad, que la piel no tenga coloraciones anormales tales como azulada (posible alteración cardiaca o problemas respiratorios severos) o pálida (probabilidad de anemia, hemorragias internas), detectará la presencia de defectos congénitos como hidrocefalia, microcefalia, paladar hendido, labio leporino, vagina imperforada, hermafroditismo, etc.

El médico será el indicado para explicar las consecuencias de un defecto congénito y las probabilidades de supervivencia. En caso de que haya alguna alteración corregible indicará formas de realizarlo.

También el Veterinario enseñará la presencia de ectoparásitos tales como pulgas, piojos, garrapatas. Se debe de tener sumo cuidado con el producto utilizado para la eliminación de los mismos, ya que aunque hay una amplia variedad de los mismos en el mercado no todos pueden utilizarse de manera segura en recién nacidos. El Veterinario podrá indicar cuáles productos utilizar y las medidas preventivas para evitar la propagación de los mismos.

Además, es el momento para aclarar dudas y referirse a los controles médicos como los son la vacunación y desparasitación indicándoles las fechas para cada evento.

Estos son el pilar para brindarles un futuro lleno de vitalidad y seguridad a los cachorros. La presencia de parásitos internos puede provocar diarrea, vómito, deshidratación del paciente, siendo fácilmente prevenidos con un programa de desparasitación.

Las infecciones virales son poco frecuentes en cachorros recién nacidos que han permanecido con su madre, ya que la inmunidad materna los protegerá hasta la 5ta - 6ta semana. Sin embargo los virus de la Inmunodeficiencia felina, Leucemia Felina, Peritonitis infecciosa felina, Herpes Virus Canino, Parvovirus o Distemper pueden comenzar a atacar una vez desaparecida la protección de los anticuerpos maternos.

En el caso de los neonatos huérfanos o debilitados es común que mueran a causa de enfermedades infecciosas y no infecciosas. Comenzarán a perder paulatinamente la actividad física, pierden el reflejo de succión y mueren en las primeras 2 semanas de edad.

Muchos de los propietarios de neonatos huérfanos y débiles no los llevan a esta revisión ocasionando que un paciente que presenta una alteración que podía haberse solucionado fácilmente (por ejemplo el estreñimiento con el aceite mineral) pase a ser una alteración que atenta contra la vida del mismo (el estreñimiento severo puede ocasionar obstrucciones intestinales).

La realización de medicina preventiva en los neonatos es fundamental ya que la realización de medicina terapéutica es complicada en ellos. Existen varios factores que dificultan la administración de fármacos o fluidos en estos pacientes.

La absorción, distribución, metabolismo y excreción de los fármacos es sumamente distinto al de un adulto. Antibióticos orales pueden provocar alteraciones en su desarrollo y afecciones en la flora intestinal.

La absorción subcutánea e intramuscular en los neonatos es sumamente pobre y finalmente los requerimientos de fluidos son mayores que en pacientes adultos.

Por tanto para solventar la ausencia de la protección y cuidados de la madre es necesario que el propietario trabaje de la mano con el Médico Veterinario.

Dra. Andrea Jiménez Borrero Médico Veterinaria
  • - Máster en Medicina Interna Canina y Felina
  • - Máster en Dermatología Felina
  • - Experta y Técnica en Terapia Asistida
  • - Entrenadora de Perros de Asistencia